• Español
  • English

Blanqueamiento

Blanqueamiento dental en Bilbao.

El blanqueamiento dental es el método más conservador para mejorar el aspecto de los dientes. Es un método totalmente inocuo si se realiza bajo supervisión facultativa. Consiste en la aplicación de un gel blanqueador en una férula transparente, adaptada íntimamente a los dientes, con el fin de oxidar los pigmentos que se han acumulado sobre la superficie del esmalte, sin dañar por tanto estructura dentaria. Como resultado de esta oxidación, se elimina oxígeno en forma de agua, resultando en determinadas ocasiones un poco de sensibilidad tras la retirada de la férula. Esta sensibilidad es transitoria ya que los dientes se vuelven a hidratar rápidamente con la saliva.

Casos clínicos

  • Imagen 01_g
  • Imagen 02_g
  • Imagen 03_g
  • Imagen 04_g
  • Imagen 05_g
  • Imagen 06_g
  • Imagen 07_g
  • Imagen 08_g
  • Imagen 09_g

¿Por qué se producen cambios en el color de los dientes?

Las alteraciones del color pueden ser producidas por múltiples causas; patologías como caries, bruxismo o alteraciones del desarrollo, coloración por envejecimiento, depósito de sustancias en la superficie del diente (tabaco, té, café, vino), empastes antiguos, traumatismos y ciertos medicamentos (tetraciclinas). Antes de realizar el blanqueamiento conviene tener las superficies dentales limpias, mostrar correcta higiene, encías sanas y ausencia de caries, además se tendrán en cuenta las contraindicaciones relativas y absolutas.

¿Cómo se hace el blanqueamiento dental?

Consiste en aplicar una pequeña dosis (una gota) de gel blanqueador en la parte interior de la férula transparente y colocársela en la boca como si de un protector bucal se tratara.
El gel es activo durante 3 horas, sin embargo es recomendable utilizarla toda la noche para conseguir un resultado mas homogéneo.
Una vez retirada la férula, aclararla con agua y lavarse los dientes con agua templada para minimizar la sensibilidad.
En caso de sensibilidad, se puede dejar de usar el blanqueador una noche y/o poner en su interior un gel con fluor (Sensigel de Pierre-Fabre).
En caso de irritación de las encías, suspender el tratamiento de blanqueamiento durante unos días y aplicar Dentimelo Oral Gel (ácido hialurónico) en la zona irritada hasta que vuelva a la normalidad. Durante el tratamiento es probable la irritación de encías.
El cambio de color será visible desde los primeros días de aplicación y se debe continuar con el mismo procedimiento hasta que el paciente esté satisfecho (comparando con los dientes de la arcada inferior).
El cambio de color adquirido es permanente aunque se recomienda tener alguna jeringa de gel de blanqueador extra para realizar pequeños “retoques” de una ó dos noches, siempre que el paciente lo considere oportuno, para eliminar las futuras manchas que vayan apareciendo.

¿Qué es el blanqueamiento con luz fría?

En casos de una coloración de mayor intensidad se puede realizar el blanqueamiento con luz fría (Quickwhite) realizándolo siempre en la clínica dental. La concentración del agente blanqueador es mayor que la utilizada en la técnica de blanqueamiento externo y puede producir por ello, mayor sensibilidad.
La técnica consiste en primer lugar en la protección de las encías y seguidamente la aplicación del agente blanqueador, el cual se activará mediante la aplicación de una luz halógena de arco de plasma (luz fría), durante 8 minutos. Generalmente se realizan 3 cambios de material hasta conseguir el color deseado.
Posteriormente se aplica una pasta de diamante para pulir el diente y cerrar el túbulo dentario, disminuyendo la sensibilidad.
Una vez realizado el blanqueamiento se aconseja utilizar en casa las férulas con el gel durante pocos días para conseguir una mayor estabilidad del color.
En ciertas personas aparece en algunos casos, un aumento a la sensibilidad a la temperatura, que se manifiesta en forma de una hipersensibilidad dental. Esta hipersensibilidad es reversible y desaparece una vez suspendido el tratamiento.

¿Qué es el blanqueamiento interno?

Consiste en aclarar un diente previamente endodonciado que por distintas causas ha perdido el color original y se ha oscurecido.
Es una técnica sencilla y conservadora, con unos resultados estéticos inmejorables, puesto que se preserva intacta la anatomía externa del diente.
Requiere pocas visitas y el aclarado es permanente, si bien se pueden producir pequeñas recidivas en el tiempo.
El método consiste en la combinación de un agente químico (administrado en la clínica semanalmente) y una fuente de energía, que en este caso es una luz halógena de arco de plasma, para acelerar el proceso químico.
Los productos químicos que se utilizan son capaces de filtrarse a través del esmalte, así el tejido interno sufre un proceso de oxidación, que se traduce en un aclarado.
La intensidad del aclarado dependerá de cada paciente, de sus dientes y su cuidado.
La duración del tratamiento es de aproximadamente una hora, con tres breves pausas para renovar el producto blanqueador que depositamos en los dientes.

¿Contraindicaciones de blanqueamiento

Dientes anteriores con empastes infiltrados (relativo).
Dientes con caries (absoluto)
Boca con encías muy inflamadas (absoluto)
Dientes anteriores con prótesis fija (relativo).
Dientes jóvenes (relativo)
Durante el embarazo (absoluto)
Dientes hipersensibles (relativo)
Dientes con fisuras profundas (absoluto)